Una sonda de nefrostomía es una sonda que se puede colocar en el riñón para facilitar el drenaje de la orina. La sonda está conectada a una bolsa que se encuentra fuera del cuerpo que recoge la orina y los fragmentos residuales del cálculo después de la cirugía.
 

El procedimiento

Al final de la cirugía, el médico introduce una sonda de nefrostomía en el riñón, a través de la espalda. La sonda de plástico blando se conecta luego a una bolsa de drenaje que se encuentra fuera del cuerpo. El médico puede retirar la sonda de nefrostomía antes del alta hospitalaria o varios días después en una cita de seguimiento.

Es posible que el médico también introduzca la sonda de nefrostomía antes de la cirugía para facilitar el tratamiento de una obstrucción provocada por un cálculo.

 

Beneficios

Ventajas de la sonda de nefrostomía:

  • Ayuda a drenar el riñón.
  • Ayuda a sanar a las vías urinarias.
  • Ayuda a reducir la hinchazón.
  • Ayuda a expulsar los fragmentos pequeños de los cálculos después de la cirugía.
 

Después de la cirugía

Tenga en cuenta los siguientes efectos secundarios comunes ocasionados por la sonda de nefrostomía:

  • Cierto dolor y molestias en el sitio de introducción de la sonda de nefrostomía.
  • Sangre en la orina. El color puede variar entre rosado pálido y rojizo y, a veces, incluso puede tornarse amarronado, pero debería ser transparente. Si el sangrado aumenta considerablemente, llame al médico de inmediato o acuda al servicio de urgencias para que lo examinen.
  • Irritación en la piel en el sitio de introducción o del vendaje.
  • Pérdida de pequeñas cantidades de orina en torno a la sonda, que posiblemente indique que es necesario cambiar el vendaje.
  • Coágulos ocasionales, que pueden incrementarse con la actividad física.

Siga las instrucciones de su médico después de la cirugía y recuerde lo siguiente:

  • Beba abundante cantidad de líquido.
  • Tome analgésicos, según lo que prescriba el médico, para aliviar las molestias que resulten de la cirugía y del uso de la sonda.

Llame al médico de inmediato si sucede lo siguiente:

  • Tiene fiebre de más de 38 °C o escalofríos.
  • Sufre significativamente más dolor en la espalda, que puede ser una señal de que la sonda está obstruida o se ha desplazado.
  • Tiene pérdidas excesivas de orina alrededor de la sonda, que puede ser una señal de que la sonda está obstruida o se ha desplazado.
  • La bolsa de drenaje ya no recolecta orina y siente dolor en la espalda, que puede ser una señal de la sonda está obstruida o se ha desplazado.
  • Irritación y enrojecimiento en el sitio de la incisión, que puede ser una señal de infección cutánea.
  • La orina presenta sangre en exceso (está roja, espesa y no transparente) o presenta coágulos que dificultan orinar. (Beber líquido ayuda a reducir la formación de coágulos de sangre en la orina).
 

Cuidados de la sonda de nefrostomía

Si bien el médico puede retirar la sonda de nefrostomía antes de que abandone el hospital, comúnmente se mantiene colocada durante algunos días después de la cirugía, a veces por más tiempo. Como cabría esperar, sus actividades normales se verán limitadas, de modo que es necesario solicitar la ayuda de otra persona para sus cuidados.

El cuidado de la sonda de nefrostomía es importante, procure tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Vacíe la bolsa de drenaje antes de que se llene.
  • Si advierte pérdidas de orina alrededor de la sonda, cambie el vendaje.
  • Mantenga la sonda seca y protegida del agua. La bolsa y la sonda pueden humedecerse, por lo que puede bañarse, pero procure que el sitio de la incisión esté cubierto con un vendaje y evite los baños de inmersión.
  • Mantenga limpia la piel alrededor del sitio de la incisión y cambie el vendaje con frecuencia. Es importante impedir el ingreso de bacterias y gérmenes en el sistema de drenaje de orina.
  • No coloque la bolsa de drenaje en el piso.
  • Si la bolsa se perfora accidentalmente o comienza a perder, cámbiela de inmediato.
 
Parte superior