Causas y factores de riesgo

¿Cuáles son las causas de un infarto de miocardio?

Un infarto de miocardio se produce generalmente debido a la acumulación de placa ateromatosa en las arterias coronarias. La placa ateromatosa se acumula con el tiempo y bloquea poco a poco o por completo el flujo sanguíneo hacia el miocardio.

El infarto de miocardio se produce generalmente debido a la acumulación de placa ateromatosa en las arterias coronarias La placa ateromatosa está formada por sustancias grasas, como el colesterol, que se encuentran en la sangre. La placa ateromatosa se acumula poco a poco con el tiempo. Finalmente, la placa ateromatosa puede endurecerse y estrechar las arterias coronarias. La placa ateromatosa también puede bloquear poco a poco o por completo el flujo sanguíneo hacia el miocardio. Cuando la placa ateromatosa bloquea el suministro de sangre al corazón, este no puede recibir el oxígeno que necesita.

Ateroesclerosis es el término médico general para la acumulación de placa ateromatosa que obstruye las arterias. Arteriopatía coronaria (AC) es el término médico para la ateroesclerosis en las arterias coronarias. Así, la ateroesclerosis o AC, el término que prefiera, puede provocar infartos de miocardio.

Durante muchas décadas, los médicos pensaron que los infartos de miocardio, y la AC en general, afectaban principalmente a los hombres. Ahora, se han dado cuenta que la cardiopatía es igualmente común en las mujeres. Como resultado, se realizan más estudios clínicos para obtener más información sobre la manera en que se diferencian los infartos de miocardio entre hombres y mujeres.

¿Quien esta en riesgo?

La clave para prevenir un infarto de miocardio es controlar los factores de riesgo. De manera particular, los factores de riesgo que se pueden controlar a menudo marcan una gran diferencia en la probabilidad de que sufra un infarto de miocardio. Cuantos más factores de riesgo tenga, mayores serán las probabilidades de presentar una AC.

Factores de riesgo que puede cambiar

  • Consumir alimentos ricos en grasas
  • Falta de ejercicio
  • Tabaquismo
  • Estrés
  • Sobrepeso


Factores que no puede cambiar

  • Edad: el riesgo incrementa a medida que envejece
  • Género
  • Herencia: el riesgo incrementa si existen antecedentes familiares de enfermedades vasculares o cardiopatías


Otras afecciones que pueden incrementar el riesgo

  • Diabetes
  • Presión arterial alta
 

Cómo saber si presenta un problema

Desde luego, es normal que su frecuencia cardíaca varíe ampliamente durante el transcurso del día, según si está activo o en reposo. Por ejemplo, se espera que el ritmo cardíaco aumente al hacer ejercicio, pero no cuando se está sentado sin moverse. Lo que no es normal es una frecuencia cardíaca que sea rápida o lenta a causa de un problema en el sistema de conducción. Si presenta ciertos síntomas, es posible que el médico quiera realizar pruebas en su sistema de conducción.

Los problemas de conducción, como las arritmias, algunas veces pueden pasar desapercibidos.

Otras veces, pueden causar los siguientes síntomas:

  • Nivel de energía reducido
  • Fatiga
  • Disnea
  • Palpitaciones (siente que el corazón se salta un latido o que late rápidamente)
  • Dolor torácico
  • Mareos
  • Sensación de desvanecimiento

La buena noticia es que las pruebas pueden mostrar si presenta problemas de conducción. Es por ello que debe consultar al médico si presenta alguno de estos síntomas. Usted conoce su cuerpo lo suficientemente bien para saber cuándo siente algo extraño.

Para verificar si se presenta algún problema, es posible que el médico recomiende una o más pruebas. Sin embargo, tenga en mente que la prescripción de pruebas no implica automáticamente que se considere que presenta problemas de conducción. Dichas pruebas también pueden ayudar a determinar que no presenta problemas de conducción.

Parte superior