Cómo saber si tiene un cálculo renal

 
Los cálculos renales se asocian mayormente a evidente dolor. Sin embargo, aunque muchas personas experimentan dolor severo a causa de cálculos renales, otras únicamente sienten un vago malestar o no sienten dolor en absoluto. Los síntomas dependen de las características del cálculo (tamaño, forma y ubicación en el cuerpo); todo esto ayuda a proporcionar información para el diagnóstico y, en definitiva, para el plan de tratamiento que recomiende el médico.
 

Síntomas

Si presenta un cálculo renal, puede experimentar:

  • Dolor intenso en la espalda o en la región abdominal inferior.
  • Malestar vago o dolor sordo, como un dolor de estómago que no desaparece.
  • Dolor al orinar o sangre en la orina.
  • Dolor en la ingle o en el muslo (si padece de un cálculo ureteral).
  • Dolor en los testículos.
  • Náuseas y vómito ocasionales.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Orina turbia o con mal olor.
Si el cálculo causa una irritación o un bloqueo, el dolor puede aumentar con rapidez. La mayoría de los cálculos se expulsan sin causar daños, pero generalmente con dolor. Aunque los analgésicos pueden ser el único tratamiento necesario para los cálculos pequeños, es posible que el médico le recomiende otras opciones de tratamiento si está en riesgo de presentar otras complicaciones.
 

Dolor agudo (cólico renal)

Si un cálculo bloquea el flujo normal de la orina a través del uréter, es posible que presente una afección conocida como cólico renal: dolor intenso y agudo en el costado del cuerpo causado por un incremento repentino de la presión en las vías urinarias y en la pared ureteral. El dolor se presenta en oleadas y se ha descrito como una de las experiencias más dolorosas, similar al parto.

El cólico renal puede ser una situación de emergencia y debe ponerse en contacto con el médico o ir al hospital. Si el dolor está acompañado de fiebre alta, busque atención médica de inmediato.

 

Sin dolor ni síntomas

Algunos cálculos renales no causan ningún malestar, dolor ni síntomas de ningún tipo. Estos cálculos asintomáticos frecuentemente son pequeños y se encuentran dentro del riñón en donde no bloquean el flujo de orina. Los cálculos asintomáticos generalmente se encuentran durante una exploración por imágenes o al obtener radiografías en la búsqueda de otras afecciones.
 

Diagnóstico

Si experimenta cualquier de los síntomas anteriores y no ha acudido al médico para que realice un diagnóstico, es momento de hacerlo. En su cita médica, el médico le realizará un examen físico y recopilará sus antecedentes médicos, esto incluirá preguntas sobre antecedentes familiares de cálculos renales, su dieta y cualquier problema gastrointestinal.

Para completar el diagnóstico de cálculos renales, el médico también puede realizar:

  • Un análisis de sangre para revelar cualquier anomalía bioquímica que pueda llevar a la formación de cálculos renales.
  • Una prueba de diagnóstico por imágenes como una radiografía, una ecografía o una TAC con el fin de encontrar la ubicación del cálculo y mostrar cualquier afección que haya originado su formación.
  • Análisis de orina ­para determinar si presenta una infección o si su orina contiene sustancias que puedan formar cálculos.
 
Parte superior